Saltar los accesos directos

Un investigador de Medicina, Premio Gilead International Scholar en hematología

Javier Redondo Muñoz, con un contrato Ramón y Cajal en la UCM, ha sido el único español distinguido este año con el Premio Gilead en el campo de la hematología, es decir, en el estudio de las células sanguíneas.

Fuente/s:
  • Universidad Complutense de Madrid
 
17/07/2017

El galardón consiste en una financiación de 130.000 dólares para desarrollar un proyecto durante dos años, y está dirigido fundamentalmente a jóvenes investigadores que están empezando sus propios laboratorios. Él mismo explica que su proyecto parte de su estudio previo de un tipo de leucemia, en concreto "una aguda que tiene una gran incidencia en niños, aunque a veces también puede ocurrir en adultos". Esta leucemia concreta es "un tipo de cáncer en el que las células tumorales al final infiltran otros tejidos, fundamentalmente el sistema nervioso central, la médula ósea... y en ellos es más complicado el que las terapias sean efectivas".

Desde la Facultad de Medicina, donde estará ubicado su laboratorio, Javier Redondo Muñoz explica que "los procesos que median en esa filtración, en esa migración de las células tumorales a los tejidos se llevan a cabo por muchas señales externas, solubles, que producen los tejidos y otros tipos celulares". Unas de las moléculas que intervienen en este proceso son las quimioquinas, y de toda la familia de este tipo de moléculas Redondo Muñoz ha propuesto estudiar un par de ellas "para ver cómo las señales solubles son capaces de producir cambios en las células tumorales".
Esos cambios se dan esencialmente en el núcleo y hacen que las células sean capaces de moverse más fácilmente e infiltrarse más fácilmente en los tejidos. En teoría, "si se pudiera bloquear esa señal que hace que se altere el núcleo celular, se podría frenar la progresión tumoral o favorecer que las terapias convencionales sean más efectivas".

Redondo Muñoz acaba de empezar un contrato Ramón y Cajal con la Universidad Complutense y ya cuenta con dos personas en el equipo que él va a liderar, una contratada con fondos de la Comunidad de Madrid, y la otra una adjunta del Hospital Gregorio Marañón. Asegura que para poder cubrir los salarios de estas dos personas, no sólo contará con la ayuda de Gilead, sino que además intentará conseguir algún proyecto del Plan Nacional. Reconoce, eso sí, que "el dinero del premio es un desahogo", porque le permitirá contratar a la persona que ahora depende de la Comunidad de Madrid y a la que se le acaba el contrato el año que viene, pero también lo podrá dedicar a adquirir material, como los reactivos necesarios para la investigación.
Los dos años de financiación de Gilead buscan que "en este tiempo el investigador haya sido capaz de haber producido resultados, a nivel científico, ya sean en publicaciones, en congresos internacionales", e incluso en divulgación en actividades como la Semana de la Ciencia.

Antes de su actual contrato Ramón y Cajal, Redondo Muñoz estudió Bioquímica en la Universidad Autónoma de Madrid y realizó su tesis doctoral en el laboratorio de la profesora García Pardo, del Centro de Investigaciones Biológicas, sobre el papel de receptores celulares en la patogénesis de la leucemia linfocítica crónica B.
Durante su periodo predoctoral, realizó una estancia en la University of Glasgow (Escocia). Tras finalizar su tesis en 2010, consiguió un contrato postdoctoral Juan de la Cierva para unirse al laboratorio de la profesora Carrera, del Centro Nacional de Biotecnología, y en 2014 se estableció en Manchester, en el Wellcome Trust Centre for Cell-Matrix Research, para centrar su investigación en el papel del núcleo y la cromatina durante la migración celular. Es decir, el área que centrará su trabajo los próximos años gracias a la financiación de la farmacéutica Gilead.


  Copyright © 2006-2017 Dirección General de Universidades e Investigación  | Aviso legal | Política de privacidad | Accesibilidad